viernes, 26 de enero de 2007

Aunque hay cosas que puedo hacer sola...

...me gusta que me ayuden. Con el bibe, puedo arreglármelas si me pongo pero prefiero que me lo den. Esta mañana, mamá me daba de comer y me miraba. Yo le he devuelto la mirada (a ver quién aguanta más) y al final he tenido que cerrar los ojos y hacerme la dormida. Pobre, que gane una vez...

Batallitas

La abuela Elena cuenta que una vez, cuando papá era pequeño, le mandó a comprar té. Cuando papá iba a salir por la puerta, la abuela le preguntó:

—Jacobo, ¿sabes qué té quiero?
—Sí, mamá, lo sé— respondió papá.

La abuela insistía:
—Pero Jacobo, ¿seguro que sabes qué té quiero?

Y papá no entendía nada.
—Pues claro, mamá, yo también te quiero.

Para empezar el día con energía

jueves, 25 de enero de 2007

MI CURRÍCULO VITAL

Todos mis tíos

Mamá echa de menos Madrid

Mamá es de Madrid. Vino a La Coruña hace tres años porque papá estaba aquí. Echa de menos Madrid, no tanto a la ciudad como a su familia (mis abuelos, tíos y primos). Siempre cuenta que en cuanto entra por una boca de metro, algo superior a sus fuerzas hace que corra como si fuera a perder un avión, incluso cuando no tiene nada, nada de prisa. Baja las escaleras a toda carrera mientras piensa que va a esnafrarse sin remedio con esos tacones; no puede dejar que una escalera mecánica la suba sin más; en las estaciones que conoce, sabe perfectamente dónde ponerse para que la puerta del tren se abra exactamente frente a ella y, en las que no conoce, se fija en las partes más desgastadas del suelo... Además, no le vale cualquier puerta, no. Tiene que ser la que queda justo enfrente de la salida del andén cuando el tren se para... ¿No está loca?

Aunque le encanta Sabina, creo que esta versión de Pongamos que hablo de Madrid es mucho más adecuada en esta ocasión...

Un ratito para la nostalgia

Cuando papá y mamá eran pequeños, solo había dos canales de tele. ¿Os lo podéis imaginar? Todas las tardes, al llegar del cole, veían la programación para niños mientras merendaban: Torrebruno, La cometa blanca, Barrio Sésamo... Mamá y las tías se saben todas las canciones de la tele de esa época, da igual de qué sean. Les gusta retarse «Prueba de fuego...» y casi nunca pierden. El tío Jaime tiene peor memoria. Siempre dice: «Espera, espera...» y al final hay que soplárselo. Lloraban con Yaki y Nuca, les caía fatal la pitufina y les daba pavor el indio malo de Tom Sawyer. Por cierto, prueba de fuego... ¿Cómo se llamaba el indio malo? Otra, otra: ¿cómo se llamaba la llama de Yo y mi llama? Pensadlo y luego mirad el vídeo.

miércoles, 24 de enero de 2007

Un breve cuento

Hoy me han contado mi primer cuento. Tenía que ser corto porque aún no fijo la atención en nada durante mucho rato... No lo he entendido pero he fingido que sí para que mamá se quedara contenta. Basta con poner esta cara de reflexión profunda...


El iluso y los incrédulos (del libro Botánica del caos)
«Hace calor. En el bar un grupo de hombres miran sin mirar los polvorientos rayos de luz que se filtran a través de la persiana.
—Puedo caminar por esos rayos —dice el iluso.
Los hombres se ríen y hacen apuestas. El iluso trepa de un salto a uno de los rayos de luz, intenta dar un paso tamba­lean­te y cae. Los incrédulos cobran sus apuestas.»

viernes, 19 de enero de 2007

Hoy me he dormido con esta canción


La tormenta, de Georges Brassens
Habla de un amor en una noche de tormenta
La versión traducida de Javier Krahe también es buena
y muy divertida y además, como todavía no sé francés...
Yo tuve un gran amor durante un chaparrón
y sentí aquella vez tan profunda pasión,
que ahora el buen tiempo me da asco.
Cuando el cielo está azul no lo puedo ni ver,
que se nuble ya el sol, que se ponga a llover,
que caiga pronto otro chubasco.
Confirmando el refrán una noche de abril,
la tormenta estalló, mi vecina febril,
asustada con tanto trueno,
brincó en un santiamén del lecho en camisón
y se vino hacía mí pidiendo protección:
"Auxílieme usted, sea bueno".
"Ábrame por piedad, estoy sola y no sé
si podré resistir, mi marido se fue,
pues tiene, entre otros muchos fallos,
que en las noches así abandona el hogar
por la triste razón de que va a trabajar:
es vendedor de pararrayos".
Bendiciendo al genial Franklin por su invención
en mis brazos le di curso a su petición,
y luego el amor hizo el resto.
Mira tú que instalar pararrayos por ahí
y olvidarte poner en tu casa, ¡caray!
¡Cometiste un error funesto!
Varias horas después cuando al fin escampó,
ella se hubo de ir pero antes me citó
para la próxima tormenta."
Mi esposo va a llegar y si en casa no estoy
se me va a resfriar. Así que ya me voy
a secarle la cornamenta".
Desde entonces jamás he dejado el balcón,
no hago más que poner la máxima atención
en cirros, cúmulos y estratos.
La menor nube gris me colma de placer,
aunque, a decir verdad, sé que no han de volver
tan torrenciales arrebatos.
A base de vender palillos de metal su marido reunió un pingüe capital,
y se hizo multimillonario.
A vivir la llevó a un imbécil país
donde si se oye llover será porque haga pis
algún niño del vecindario.
Ojalá mi canción llegue al Sáhara aquél
a decirle que yo le seré siempre fiel,
que la llevo dentro del alma.
Y aunque sople el simún con seca realidad,
un día nos reunirá una gran tempestad
tras la que no vendrá la calma.

Andar conmigo


Mis padres se casaron el 4 de junio de 2005 pero, hasta que por fin llegó ese día, "anduvieron" muuuucho camino. Esta canción, que bailaron el día de su boda, empieza un día del verano de 1991 y termina hoy mismo; mañana, terminará mañana. Y, ahora, yo ando con ellos.

Andar conmigo (Julieta Venegas)


Hay tanto que quiero contarte
hay tanto que quiero saber de ti,
ya podemos empezar poco a poco
cuéntame que te trae por aquí.

No te asustes de decirme la verdad
eso nunca puede estar así tan mal
yo también tengo secretos para darte
y que sepas que no me sirven mas.

Hay tantos caminos por andar...

Dime si tú quisieras andar conmigo oh, oh, oh...
Cuéntame si quisieras andar conmigo oh, oh, oh...

Estoy ansiosa por soltarlo todo
desde el principio hasta llegar al día de hoy;
una historia tengo aquí para entregarte,
una historia todavía sin final

Podríamos decirnos cualquier cosa
incluso darnos para siempre un siempre no,
pero ahora frente a frente aquí sentados
festejemos que la vida nos unió

Dime si tú quisieras andar conmigo oh, oh, oh...
Cuéntame si quisieras andar conmigo oh, oh, oh...

Si quisieras andar conmigo...


Vayamos por partes (I)



Los tíos Elena y Fernando.
Esta foto les encanta a ellos y a mí también. La tía Ele es la hermana pequeña de mamá y el tío Fel (sí, sí, se llama así de verdad) es su marido, claro. Se casaron hace un año y pico y no fui a su boda por muy poco. Mamá dice que menos mal que no fui porque se pilló un pedo tremendo...
Os dedico vuestra canción

Tío Fel, cántala, anda, que sé que te mueres de ganas pero haz clic con el botón derecho del ratón sobre el vínculo y elige abrir en una nueva ventana.

Los Ponte mayores


Uf, qué foto... pero es que no he encontrado una mejor... Esta es mi familia Ponte la noche de fin de año. ¡Mi primer fin de año! Además, viví este momento en primera persona aunque no se me vea. Estoy detrás de ellos, en el sofá. Aluciné un poco con este momento brindis hortera. Los abuelos lo repiten año tras año y parece que los tíos (y papá y mamá, qué horror) lo han heredado. Falta la tía Inés, que no sé dónde se habría metido. Y, por cierto, el que tiene al primo Diego en brazos es el tío Jaime, mi padrino.

Mis primos

Ya sé que he tardado un poco pero es que quería esperar a que naciera la prima Laia para tenerlos a todos juntitos. Tengo cuatro primos, tres mayores que yo y una más pequeña. Son Jimena, Rodrigo, Diego y Laia. Jimena y Rodri nacieron en el año 2004 y ya tienen dos años y pico. Diego, Laia y yo somos del mismo año... cualquiera diría que vamos a ir al mismo curso los tres porque Diego es de febrero y ya está muy grandote. Laia nació hace tres semanas o así y es chiquitita, chiquitita. Jimena me llama Lula y Rodri, pima Lola. Diego todavía no me llama de ninguna manera ;-) Aquí están para que los veáis.

Diego Rodri Laia Jimena

jueves, 18 de enero de 2007

chilling out... con papá


no comment... zzzzzz...

Los «Bomber»


La familia «Bomber» al completo en Nochebuena (de izquierda a derecha y de arriba abajo, como en el Hola): papá, el abuelo Manolo, la tía Lara, mamá, la abuela Elena conmigo en brazos (o en el colo, como dicen por aquí) y los tíos Pablo, Ana y Manuel.


Esta canción me encanta...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...