lunes, 30 de abril de 2007

La tía Analita (o rubita)


Esta mañana mamá ha hablado con Anahí, una de sus amigas del alma desde la época de la universidad (hace nada más y nada menos que ¡¡¡13 años!!!, cuando todavía era rubia). Mamá siempre cuenta la historia de la primera vez que la vio... bueno, de la primera vez que la oyó, en realidad. La tía Anahí tiene una voz y un tono un poco característicos, únicos en el mundo. Oyó su voz en un pasillo y, cinco meses después, volvió a oírla. Al principio ni se querían ni dejaban de quererse; sólo fumaban entre clase y clase subidas en el palo del gallinero... Poco a poco ya no había nada raro en su voz y al final llegó el día en que se hicieron inseparables. Han pasado épocas estupendas y algunas un poco difíciles (han vivido hasta un traumático «divorcio de amigas») y ahora no se ven mucho pero se quieren con locura. Hablan por teléfono casi todos los días. En Poseidón («mi casa es esa»), todos queremos a Analita muchísimo, algunos incluso quisieron que fuera parte de la familia... pero, aunque la cosa no pudo ser, la queremos como si lo fuera porque es la mejor amiga, divertidísima y un poco loca-cuerda, como dice mamá.
Hoy nos ha contado una historia muy divertida de cómo el sábado se volvió loca en una boda y dedicó una performance espectacular a todos los asistentes. Dice que no puede resistirse cada vez que oye su canción, que se le van los pies... con tendinitis y todo.

viernes, 27 de abril de 2007

miércoles, 25 de abril de 2007

El monito en la rama


Tengo entendido que «El monito en la rama» es un movimiento de Tai-Chi o una postura de yoga... En cualquier caso, forma parte de alguna técnica de relajación oriental. Pues yo, sin tener que viajar al lejano oriente, también me relajo así. Mirad mi cara de monito en la rama... es que me estoy quedando frita...

martes, 24 de abril de 2007

Tranquis, troncos...

... que sí me gusta la fruta. Es que la primera naranja que me dieron estaba un poco vieja... Ahora me encanta. Me cuesta un poco acostumbrarme al complicado mecanismo de eso que llamáis CUCHARA pero poco a poco le voy cogiendo el truqui... Si no, mirad cómo progreso.
Fragmento de la Oda a la cuchara de Pablo Neruda (si queréis leerla entera, haced clic aquí).

«Cuchara pequeñita,
en la mano del niño levantas a su boca
el más antiguo beso de la tierra,
la herencia silenciosa de las primeras aguas
que cantaron en labios que después cubrió la
arena.»


jueves, 19 de abril de 2007

¿Naranja? No, gracias

Ayer fui al pediatra, a la revisión de los cinco meses. Me dijo que todo estaba bien, que era menudita pero proporcionada... Hombre, claro. Por fin se decidió a darme algo de comer que no fuera blanco: naranja. No me ha gustado nada... pero nada de nada. A ver si dentro de un par de días, cuando la mezclen con manzana y plátano, me gusta un poco más. ¡Oye, qué cosa más mala!


A propósito de esta experiencia, titavane me ha aconsejado:

Jjajaja, acabo de verte comiendo, sí, comiendo, tu primer zumo de naranja. Ya verás como luego te acostumbras y te encanta. De hecho, voy a aprovechar para darte mi primer consejo de vida sana que, además, sé que te va a venir muy bien porque compartimos un "problemilla". Yo desayuno todas las mañanas un kiwi con zumo de naranja, todo pasadito por la batidora, y está riquísimo. Tengo que confesarte que me dan un poco de grima las semillitas del kiwi, todas negras, ahí, flotando sobre el zumo como náufragos en el mar, pero no saben a nada, así que, cierro los ojos y padentro. Cada día que pasa estás más preciosa. El otro día, en casa de tita lin, disfruté mucho contigo, porque fuiste la primera niña que no me puso cara de ajo cuando me acerqué a ella (creo que ese privilegio lo tienes reservado para una tal Gema, jajaja) y me sentí muy reconfortada. Entonces, me di cuenta que el complejo de toda mi vida no era culpa mía, sino de los otros niños, que son todos unos rancios, no como tú, ¡salá! Que te como toa.

¡Ay, qué risa!

sábado, 14 de abril de 2007

viernes, 13 de abril de 2007

Cena a la luz de las velas


Pero ¿cómo no voy a dormir once horas del tirón si después de un baño rico me dan de cenar en este restaurante tan tranquilo?

¿Las jirafas tienen cuernos?


Tengo una jirafa con lunares, bufanda y zapatos... Mmmm, no estoy muy segura de que sea una jirafa. Me la trajeron los Reyes Magos en casa de Jaime y María y me encanta, sobre todo esos cuernitos de naranja.

Fashion victim

Este año se llevan las bailarinas así que, cuando vi éstas, no pude resistirme... Todavía me quedan un poco grandes pero tengo previsto dar un pequeño estirón antes del verano...

miércoles, 11 de abril de 2007

La fauna de mi casa es particular

Dice mamá que el salón de casa es pequeño, pero a mí me parece enorme. Dice también que eso es normal, que a ella también le pasaba, y que cuando sea mayor me sorprenderé al darme cuenta de lo pequeños que son algunos lugares gigantescos en mi memoria. Pero en fin, que ayer, durante una sesión de exploración visual de mi entorno, descubrí algunas especies «faunáticas» todavía sin clasificar que campan a sus anchas por la casa. En un rincón verde habita el «minielefante en su miniselva», en los highlands encontramos al colorido «lagarto con complejo de periquito» y, en la llanura central, a los «perros guardianes del periódico» (que nada tienen que ver con Chimo, que es el rey de la casa, claro).

martes, 10 de abril de 2007

Mi Semana Santa en imágenes


Mi primera Semana Santa



Esta Semana Santa hemos estado en Marbella con los abuelos Pepe y Lola, los tíos Laura y David y los primos Rodri y Laia. Lo hemos pasado en grande. Una noche nos quedamos los niños con los abuelos porque los «jóvenes papás» salieron a cenar y a tomar algo —y, ya que estaban, a descansar de pañales durante un rato. Fue la noche que peor nos portamos... pobre abuela. Por lo menos le trajeron bombones de premio. Esto es lo que se llama «endiñar un gerbo».

Rodri, ¿te gustan las fresas?



Y el abuelo de fondo: «A ver si se pone malo» y «Pero no moja mucho, moja lo justo».

A la sombra de ¿un babero?


¿Quién iba a decir a mamá y papá que algún día harían una foto parecida a esta? Pues así está la casa entera, llena de mis cosas por todos los rincones. Y es que es llegar a un sitio y a los diez minutos ya parece que llevamós allí un mes. ¿Y la maleta de vuelta? Todo un número. Hacen un barrido para que no se nos olvide nada. ¿Y el cargador del móvil? En Madrid. ¿Y las llaves de casa? En Madrid. Pues menudo barrido, ¿no? Eso sí, mis baberos, biberones y sonajeros han llegado todos. Uf, menos mal. Si es que papá y mamá funcionan mejor que la T4.

miércoles, 4 de abril de 2007

Un dia de paseo

El día en que nos marchamos de viaje mis padres andaban muy liados entre el trabajo y las maletas. La abuela Elena se presentó en casa para despedirse, bueno eso dijo, pero realmente lo que quería era despedirse de mí, y en cuanto la vi le dediqué una de mis mejores sonrisas, así que decidió de pronto que la mejor ayuda era llevarme a dar un paseo, y alé, así en pijama y embutida en la fundita nos fuimos.
Ya habíamos hecho juntas más veces el paseo pero esta vez hacía un día estupendo y a mi el sol me molestaba bastante y ella sin darse cuenta, (y eso que en casa había hecho un intento de poner la sombrilla), claro tan fresca con sus gafitas de sol, y yo "aahh, uuhh ..." guiñando los ojos, y nada, al fín, ¡la capota!, bueno así estaba mejor.
Lo que me gusta de los mayores es lo bien que escuchan (¿será siempre así?), estuve todo el tiempo echando parrafadas y no me interrumpió nadita, luego me hablaba y se reía, yo no le entendía ni la mitad pero por dejarla contenta yo también sonreía, tanto que se me caía el chupete y aún no controlo bien el volver a ponérmelo. Me contó, y de eso me enteré muy bien, que cuando le preguntan por mi en su trabajo siempre dice que que soy el bebé más risueño del mundo (para eso están las abuelas).
Dimos un paseo muy largo y lo pasé muy bien, al final me quedé dormida.
No lo sabe nadie pero ya hemos quedado para otro paseo, creo que esta vez va a ser por La Coruña, espero que si me lleva ella en el coche no vaya cantando una cancioncilla bastante disparatada, sobre elefantes que se columpian en la tela de una araña ... debe de creer que me chifla y que si no canta me pondré a llorar, ¡con lo que me gusta a mi ir en coche y lo acostumbrada que me tienen mis papis!
Bueno, a la vuelta del viaje os contaré más cosas. A ver si encuentro una foto.

Carta del abuelo Manolo

Mi querida nieta Lola:
Como puedes comprobar, yo todavia soy de las generaciones de la epistola e incluso los e-mail los comienzo como una carta a la familia o a un amigo, pero tus padres y tus tios Ana y Manuel e incluso la abuela Elena me han dicho que esto del blog es como un bloc y como no quiero que quede sin mi aportacion lo hago a modo de cuaderno de campo, anotando una de nuestras conversaciones, para recordar el dia de mañana.

Abuelo Manolo - Hola Lola
Lola - ha ha ha... (pataletas y sonrrisa)
Abuelo Manolo - Hola guapisimaaa!!!
Lola - haaa haa aaa ha ( guapisima y hambrienta, que me traigan el bibe!!)
Abuelo Manolo - Esta niña tiene hambre..
Lola - hum hu uu (que me cambien el pañal!)

Pd:
Besitos Lola.
Estas en Marbella y te echamos de menos.

El abuelo Manolo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...