miércoles, 29 de octubre de 2008

«Es la mejor foto de Lola»

dice mamá...

Manos, manitas y manazas

Hasta hace un par de meses, para mamá yo era la niña más pequeña del mundo. Toda yo y todo lo mío era pequeño. Todo a mi alrededor acababa en «-ito» o «-ita»: me lavaba las manitas, me ponía los zapatitos y me sentaba en mi sillita. Aunque este verano ha estado dedicado al juego y la diversión, hemos utilizado el juego y la diversión para aprender cosas nuevas, porque el saber no ocupa lugar, como diría aquel. Mamá, utilizando la simple comparación entre ella y yo, me enseñó la diferencia entre GRANDE y PEQUEÑO. Dibujamos las siluetas de su mano y de la mía en un papel y repetimos hasta la saciedad «grande», «pequeña», «ane», «quequeña». Pues bien, una vez asimilado el concepto, todo era cuestión de práctica, es decir, fijar conceptos por repetición. Siempre había elementos entre los que establecer la comparación: un quesito grande y un quesito pequeño, una concha grande y una concha pequeña... Ya está: concepto fijado y refijado. En la foto se ve una orejita de mar grande y otra pequeña (por cierto, mamá dice que dan mucha suerte y que por eso guarda una de ellas desde que tenía diez años).


Hace un par de meses llegó Elena. A mamá no solo le sorprendió lo pequeña que era Elena, sino también lo grande que era yo de repente. La llegada de Elena también ha tenido su repercusión en mi proceso de aprendizaje: lo ha complicado tremendamente. La mano de mamá sigue siendo grande y la mía pequeña, pero es que la de Elena es más pequeña que la mía. Entonces, si la de Elena es pequeña, ¿la mía qué es? No me entendáis mal. El problema no es Elena ni su mano; el problema es que de golpe hay un elemento más en la comparación y no hay sitio para él en mi esquema mental «grande/pequeño». Sé que la mano de mamá es grande al lado de la mía y que, al lado de la de Elena, es mi mano la que es grande. Pero, ¿qué pasa si ponemos las tres juntas?


Desde hace un par de meses estoy en proceso de asimilar el significado de la palabra «mediano». Mamá dice que no tenga prisa, que tengo todo el tiempo del mundo. A ver si el cuento Ricitos de oro y los tres ositos me ayuda un poco. Por ahora, creo que entre mamá, Elena y yo a mí me toca ser la mamá oso.

domingo, 26 de octubre de 2008

sábado, 25 de octubre de 2008

miércoles, 22 de octubre de 2008

¿Con el abuelo Manolo? Ata o fin do mundo

video

Hace poco fue el cumple del abuelo Manolo y lo celebramos yendo a comer a Finisterre. Hizo un día precioso y lo pasamos muy bien. Yo me puse mala de conchitas...

miércoles, 15 de octubre de 2008

martes, 14 de octubre de 2008

Cosas pendientes

Bueno, tras la llegada de Elena, por fin todo vuelve a la normalidad poquito a poco y la casa y la familia se van organizando: nuevas rutinas, nuevos horarios... Antes de asumir completamente que este blog ahora es cosa de dos, voy a dejar zanjados algunos asuntos que tenemos pendientes, como las vacaciones de verano en San Vicente. Este año hemos estado allí el mes de agosto enterito pero ha sido un poco raro. Mamá lo ha pasado un poco mal con el embarazo de Elena y apenas ha salido... Pero bueno, por lo menos ha habido algunos días buenos de playa.


video

jueves, 2 de octubre de 2008

Y mientras, yo a lo mío

video

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?



Mmmm... La tía Jonshi me lo ha preguntado pero ahora mismo no me acuerdo del orden de estas dos fotos. ¿Elena llora y yo consigo calmarla o es al revés?

Mi mundo ahora es nuestro mundo


¿Habéis visto el nuevo nombre del blog? Pues sí, ahora me toca compartir todo mi mundo con Elena. No me importa, ¿eh? En el fondo me apetece mucho. Estamos empezando a conocernos... poquito a poco. Sin embargo, todavía hay cosas que son sólo mías. Por ejemplo, el ratito que paso con papá todas las tardes mientras me baña. Nos encanta ese rato... nunca quiero salir de la bañera pero sé que papá tampoco quiere... Jugamos un montón a «guerraaaaaaaa», «maremotoooooooo» y otros juegos divertidos. Mamá suele dormirme todas las noches y obedece sin rechistar cuando le digo: «mamá, cosquis». Me hace cosquillitas hasta que me duermo. Así que, hasta que Elena sea mayor para hacer maremotos en la bañera con papá o pedirle a mamá que le haga cosquillas para dormirse, esos caprichos son todos míos.

15 de septiembre de 2008: ELENA IS HERE!

Bueno, por fin estoy aquí otra vez con mil cosas que contaros. La más importante de todas: ¡mi hermana Elena nació el 15 de septiembre! La noche antes de que llegara fue un poco rara... No entendí muy bien por qué me sacaron de la cuna en mitad de la noche para llevarme a casa de los abuelos a seguir durmiendo pero estaba taaaaan cansada que tampoco le di más vueltas. Al día siguiente, al volver del cole, no me llevaron a casita sino que fuimos al hospital. Mamá estaba en la cama... y no era de noche. Había una cunita pequeña con una niña aún más pequeña. Me dijeron que era Elena. ¿Entonces? ¿Dónde está el regalo que iba a traerme? Y allí estaba, debajo de la cuna: mi cocina.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...