viernes, 24 de diciembre de 2010

1: carta a los Reyes

El último día de cole, los Reyes Magos vinieron a recoger personalmente la carta de todos los niños. Yo elegí a Baltasar por una sola razón: no tiene barba. No me gustan las barbas abundantes (la de papá y el abuelo Pepe son otra historia). Baltasar me dijo que siguiera portándome bien y me dio cuatro sugus... No me dio nada de miedo, aunque sí un poco de respeto...





jueves, 23 de diciembre de 2010

2: nuestro Nacimiento
(lo hice en el cole)


Dice mamá que es el Nacimiento que más le gusta de todos los que ha visto en su vida. ¿No es una exagerada?

FELIZ NAVIDAD A TODOS

lunes, 20 de diciembre de 2010

Nota de prensa Nubes & co


Hace unos días nos adjudicaron la explotación y gestión de la fábrica de nubes de la ciudad. Durante los últimos meses, incluso desde antes de que se abriera oficialmente el plazo de licitación de este concurso público, hemos dedicado mucho tiempo y esfuerzo a preparar una oferta atractiva y beneficiosa para todos y, finalmente, hemos podido presentar un proyecto que, en líneas generales, ofrece «un régimen de lluvia equilibrado capaz de mantener verdes los prados sin que esto signifique encerrar a los niños en casa durante meses». Después de analizar los resultados de los preceptivos estudios de viabilidad e impacto medioambiental, hemos decidido mantener las diversas cadenas de producción de la fábrica ―cada una de ellas dedicada en exclusiva a una línea de producto diferente. Sin embargo, nuestro proyecto también contempla una reducción drástica de la producción con respecto al volumen de nubes fabricadas el año pasado.

En lo que respecta a los recursos humanos, nuestro equipo de dirección acumula una dilatada experiencia en este campo y, para que el control sea el máximo posible, hemos designado a un responsable por cada sector de fabricación:
  • Nube Algodón (blanca y suave): papá, Senior PM
  • Nube Nubarrón (gris o negra): mamá, Senior PM
  • Nube Maratón (esa que corre tanto por el cielo): Lola, Junior PM
  • Nube Esponja (100% agua): Elena, Junior PM
  • Nube Cielo encapotado (una sola nube gigante): Chimo, Dog PM
La producción de la nube Caprichosa, esa que adopta formas curiosas que normalmente mantiene apenas unos segundos, no es susceptible de regulación; su formación es igualmente caprichosa...
Queremos aprovechar esta oportunidad para comunicar a los señores usuarios que las próximas semanas serán de transición, por lo que pedimos disculpas con antelación por las molestias que esto pueda ocasionar. Hasta que tomemos posesión de las instalaciones y nos familiaricemos con la maquinaria, el personal, los procesos y los ritmos, pueden esperar lo que coloquialmente todos llamamos
UN TIEMPO DE LOCOS
______________________________________________________________
Inspiración, aquí...
Nuestra fábrica es de arcilla pintada con témpera roja.
Si esta aventura sale bien y la gente está contenta con nuestro servicio, tenemos previsto concursar en la próxima adjudicación de las fábricas de besos y de sueños...

viernes, 17 de diciembre de 2010

9: nuestra carta a los Reyes Magos

Después de hacer mil borradores de la carta a los Reyes Magos, por fin ayer «escribimos» la definitiva. LA CARTA. El sábado iremos a echarla al buzón del cartero real... Como nos consta que a los Reyes les gusta recibir cartas bonitas y que no les vale una aburrida lista de juguetes, decidimos ―ayudadas por el hecho de que todavía no sabemos escribir― que la carta de este año sería una sucesión de pictogramas de todos los colores posibles. Pues manos a la obra. Aquí está mi carta. Más clarita imposible, ¿verdad?; he pedido cuentos, maquillajes, un gormiti, mascotillas, una cuna con un bebé y un disfraz de princesa.


Aunque no tan claro, Elenita dibujó un paraguas de Minnie, un carrito para su bebé y maquillajes, como yo... Después cambió de opinión y quiso borrar los maquillajes, así que cogió una toallita y se puso a borrar. Mamá dice que las toallitas sirven para todo pero ayer comprobamos que para borrar dibujos en papel no sirven. La carta de Elenita estuvo un rato encima del radiador y finalmente quedó un poco arrugada. Mamá dice que no nos preocupemos, que los Reyes Magos, como son magos, entienden todas las cartas de todos los niños y no van a tener ningún problema para «leer» la carta de Elena y ver su paraguas y todo lo demás perfectamente.


Mientras la carta de Elena se secaba al calorcito del radiador, supongo que se acordó de repente de alguna otra cosa que quería pedir a los Reyes y decidió anotarla en mi carta. ¿Veis el rayajo morado? Yo corrí hasta mamá, que estaba tendiendo:

Mamá, ¿tenemos el teléfono de los Reyes?
¿Para qué?

Para decirles que las rayas moradas de mi carta las ha hecho Elena y que se está portando un poco mal.


jueves, 16 de diciembre de 2010

Ideas para regalos: botellas «recicladas»

Todas las Navidades, siempre hay alguien que se ha portado tan bien, tan bien, pero que tan bien durante todo el año, que todos los regalos que le traigan los Reyes Magos seguro que serán pocos. Estas personas especiales se merecen regalos especiales, de los que no se encuentran en ningún sitio... regalos hechos a mano pensando exclusivamente en esa persona o personalizados de forma que sólo tengan sentido en sus manos. El abuelo Pepe, un año que mamá había sido buenísima, con una simple botella de cava hizo esta bonita lámpara, que alumbra las lecturas nocturnas de mamá desde entonces... Otro año, papá había sido un novio tan bueno, que mamá llenó una botella de JB (eh, las iniciales de papá) de besos enrollados sólo para él... Huy, qué nervios... ¿Mereceremos nosotras algún regalo especial este año? Seguro que sí...



10: nuestro Nacimiento

Hoy mismo, nuestro Nacimiento es así...
¿Cómo será mañana?



Por cierto, el cuadro «magnético» de papá se ha despejado con ocasión de poner el Belén. Papa, lo sentimos pero no hemos podido evitarlo... si es que tu cuadro tiene hasta un agujerito perfecto como pesebre... ¿Cuánto tiempo tardaremos en llenar de nuevo de papelotes y dibujos el cuadro del pobre y resignado papá? (mirad dos entradas más abajo, en la que poníamos el árbol, para ver cómo estaba de atiborrado hace sólo cuatro días).

martes, 14 de diciembre de 2010

Aladino y... ¡mucho café!

Este año, la «estación de las bronquitis» ha empezado algo más tarde que el año pasado que, a estas alturas del otoño, ya nos había azotado duramente e iba por la «D» (bronquitis Donald*)... ¿Será ésta una más de las consecuencias del cambio climático global? El caso es que habíamos olvidado lo que es [intentar] dormir tres en una cama y, después de haber recibido mil patadas, cabezazos y codazos venidos de todas direcciones, que uno de los tres (nunca yo) acabe en el sofá... Lo que implica sumergir en un baño de agua tibia a una niña a 40,5 ºC a la una de la mañana (la implicación más obvia es despertar a todo el vecindario, claro está)... Lo que se siente, después de haber [mal]dormido tres horas de nada, al abrir los ojos y ver delante de ti un día eterno (al que además puede seguir otra noche infernal)... Habíamos querido borrar todo esto de nuestra memoria. Pero con esto se borró también el recuerdo de la acción NO terapéutica del apiretal en mi organismo y eso sí que ha sido un error. Este olvido, restando toda importancia al efecto «subidón», ha supuesto el cálculo erróneo de las dosis y las tomas que, a su vez, se ha traducido en una auténtica fiesta after-hours... Dice mamá que ya se lo advirtió el chinito que me trajo: «No dal apiletal si de noche»... Soy como un gremlin... Ay, lo que hace la falta de sueño...

En fin, la primera bronquitis del año escolar: bronquitis Aladino*... y suma y sigue... Menos mal que estamos bien abastecidos de café...



____________________________________________________________
* Hemos decidido, por darle un toque de humor al asunto, que nuestras bronquitis y otras maluras estacionales similares (léase, todas aquellas que nos obliguen a quedarnos en casita, sin poder ir al cole) van a tener nombre, como los huracanes. Serán nombres de personajes de dibujos. La pelea está servida: Lola y yo queremos que nos toque la «B» de Bobisponja... No pasa nada; la compartiremos... porque papá y mamá nos han enseñado muy bien que las buenas hermanas lo comparten todo...

Elenita

viernes, 10 de diciembre de 2010

15: nuestro árbol


Ayer, por fin, pusimos nuestro árbol de Navidad. Ya empezábamos a estar nerviosas... Con villancicos de fondo, nos afanamos en adornar el árbol más bonito... a nosotras nos lo parece. Papá y mamá nos dejaron decidir dónde iba cada bolita, cada adorno, y no modificaron demasiado el resultado (se limitaron a subir algunos adornos a las ramas más altas y se lo agradecemos porque, de no haberlo hecho, tendríamos medio árbol bonito y medio árbol desnudito). Este año le tocaba a Elenita colocar la última pieza, la estrella que corona el árbol, y yo no protesté mucho... Eso sí, aunque no me correspondiera a mí colocar la estrella, me negué a quedarme sin mi paseo en los hombros de papá.





jueves, 9 de diciembre de 2010

En resumen...

... que este puente pasado por agua, hemos tenido tiempo para...

:: Dibujar y escribir MIL cartas a los Reyes Magos ::


:: Mimar por turnos a la primita Laura ::


:: Dormir alguna que otra siestina corta ::


:: Posar muy obedientes para la abuela Lola ::


:: Jugar al escondite ::


:: Escuchar atentamente los cuentos de la tía Laura ::


:: Jugar con el abuelo Pepe a ¿vale que eres un monstruo? ::


:: Ver dibujos muy concentrados ::


:: Comer chuches para ver quién tiene la lengua más roja ::




Laura y ¡porras!

Este puente lo hemos pasado en Madrid. Volvimos ayer... agotadas. Aunque no hemos hecho mucha cosa porque (1) ha llovido sin parar y (2) mamá ha estado malita, lo hemos pasado fenomenal, como siempre, con todos los primos a todas horas... Nada más llegar, corrimos a conocer a la prima Laura, que no puede ser más buena (anda que los tíos Elena y Fernando han tenido una suerte...).


El domingo pusimos el árbol de Navidad de los abuelos, que después nos recompensaron el enorme esfuerzo con chocolate con churros... ¡y porras!, que no habíamos probado nunca porque no se dan por aquí. La que más disfrutó fue, sin duda alguna, Elenita...



miércoles, 1 de diciembre de 2010

25: Adviento

Por fin ha llegado el 1 de diciembre y podemos anunciar con alegría que, en esta casa, ha empezado oficialmente el Adviento y que, por tanto, tenemos vía libre para empezar a preparar la Navidad... Papá se niega en redondo a que estos preparativos comiencen antes de que acabe noviembre... Le parece una auténtica barbaridad importada de los yankees. Mamá opina parecido («¿qué hacen los del 3º A con el árbol en la ventana el 1 de noviembre?; ¿es que se lo dejaron puesto la Navidad pasada y no me he dado cuenta hasta ahora?»), pero ella no es capaz de resistirse al efecto hipnótico de tanta luz y tanta cosa bonita y acaba contagiada de «ganas de Navidad» mucho antes de que papá dé el pistoletazo de salida y sea él mismo el que ponga villancicos a todo volumen... Porque a papá también le encanta la Navidad, no creáis, pero precisamente por eso quiere hacerlo todo despacito y a su debido tiempo... Le gusta poner el árbol en familia y encender las luces todas las noches... Le gusta pensar requetebién qué regalos les pedirá a los Reyes Magos... a veces, tan requetebién que tiene que enviar la carta urgente por SEUR 10... Bueno, que por fin podemos cantar eso de LLEGA LA NAVIDAD...

¿Os acordáis de esta entrada del año pasado? Parece que mamá se mantiene fiel a la promesa de no comprar millones de adornos para el árbol... Aquí están los dos nuestros, iguales y personalizados, como cada año... El «robado» del árbol de la tía Laura ya os lo enseñaremos... Y a lo mejor hacemos alguno nosotras... (dice mamá que esos no cuentan...).


¿Será posible? Parece que me he precipitado un poco... Hoy mismo, 1-de-diciembre-se-abre-la-veda-navideña, mamá no ha podido resistirse a comprar la obligada flor de pascua y este belén de imanes, que no le puede gustar más... (sobre todo, el niñito Jesús). En esta casa rara, en la que lo único que no «pega imanes» es la nevera (pega imanes el cuadro de papá, pega imanes la mesa de comedor, que está hecha de chapa de coche...) seguro que ideamos un belén muy original... Ya os lo enseñaremos.



¿Y vosotros? ¿Habéis empezado oficialmente el Adviento?

martes, 30 de noviembre de 2010

«PALOTES», la máquina del tiempo

En el coche, camino a Madrid, mamá repartió palotes... A mamá sólo le gustan algunas chuches... El regaliz rojo y alguna que otra gominola... Pero nunca come sugus ni palotes, por ejemplo, aunque los compre para nosotras... Pero ese día sobraba un palote y mamá, sin pensar siquiera si le apetecía o no, se lo comió... y ahí empezó todo. De repente, el sabor la llevó a su infancia... y ella se dejó llevar. Se abrió el baúl de los recuerdos... Durante ese fin de semana en casa de los abuelos ―la casa en la que mamá ha vivido siempre―, todos los rincones guardaban algún recuerdo de inviernos pasados... ¿Por qué ese fin de semana y no hace un mes o el año pasado? Ella jura que fue el palote... Buscando la ropa para la cunita de Ele, en uno de los cajones vio las sábanas de su cama, de cuando la moda de los edredones y las fundas nórdicas todavía no había llegado a España... esas sábanas suaves y blancas con lagrimitas de colores... El olor a invierno y a chimenea... La nariz fría por la mañana... El despertar del domingo con la música clásica del abuelo Pepe inundando la casa entera... La capa de hielo que se formaba en la piscina, sobre la que casi ―y sin casi― se podía andar... El grito de la abuela Lola desde la puerta de la calle, antes de irse a trabajar: «Llueve; poneos las botas de agua». Algo le recordó también el miedo que ella y los tíos tenían al indio Joe, el malo de los dibujos de Tom Sawyer... El marmitako calentito y picante de la abuela, que afortunadamente todavía sigue haciendo... El chocolate con churros y porras los sábados por la tarde, que hacían de merienda y de cena... Los batidos del abuelo Pepe, que «fue cocinero antes que fraile»... Ahora intenta recordar todas las sensaciones que tuvo hace diez días en casa de los abuelos, pero no es capaz... Igual si se come otro palote...

El miércoles pasado, ya de vuelta en La Coruña, cuando mamá salió al lavadero a por la escoba, olía a invierno frío y seco, a calorcito de chimenea... a invierno en un pueblo madrileño, en su casita, en su cama con sábanas suaves y blancas con lagrimitas de colores...

¿Existirá algún sabor que consiga como por arte de magia transportarnos a Elenita y a mí, dentro de más de 30 años, a estos días de nuestra infancia? A mamá le encantaría que así fuera... Y, de ser así, ¿qué recuerdos nos traerá a la memoria?

lunes, 29 de noviembre de 2010

¿Bendito DVD?

Señoras y señores, el viaje con destino a Madrid durará aproximadamente cinco horas, si no hay imprevistos... A media mañana les serviremos un refrigerio en sus cómodos asientos aunque, si lo desean, pueden pedírselo en cualquier momento a nuestra azafata, que estará encantada de satisfacer sus necesidades, incluidas las más caprichosas. Durante el viaje les ofreceremos por enésima vez la proyección de la película Ratatuille, por si acaso todavía no se la saben de memoria... El chófer y la asistente de viaje harán cuanto esté en su mano por que el trayecto hasta Madrid se desarrolle de la forma más placentera posible. Esperamos que disfruten del paisaje y que vuelvan a elegirnos para su próximo desplazamiento...

Fue el peor viaje de todos cuantos recuerdan mamá y papá... Salimos de mañanita, de manera que estábamos del todo despejadas y con ganas de movernos, de pelearnos, de llorar, de protestar... «Tengo calor»... «Y yoooo»... [ya quitamos la cale]. «Quiero una manta»... «Y yoooo»... [ya ponemos la cale]. «Tengo hambre»... «Y yoooo»... [tomad manzana]. «Ya no quiero más manzana»... «Y yoooo»... [¿dónde habré metido la tapa del tupper?] «Se ma ha caído el gatito azul por este lado»... [no te preocupes, ahora mismo lo cojo con mi gadgetobrazo]. «Quiero una galleta de nata»... «Y yooooo»... [tomad galleta; ¿sabéis que mamá se marea si mira mucho rato hacia atrás en un coche?]. «No oigo la peli»... «Y yoooo»... [¿no será que ahora no está hablando nadie?]. «Quiero mi almohada»... «Y yoooo»... [¡AY VA, LAS ALMOHADAS!] «No gusta»... [disimula... nananá...] «No gusta»... [haz como quien oye llover... nananá...] «NO GUSTA»... [¿qué NO GUSTA? HORROR: Elenita tiene las manos, la cara y el pelo llenos de pasta-de-galleta-de-nata-NO-GUSTA; ve un poco más despacio, voy a quitarme el cinturón para darme la vuelta... ¿dónde están las toallitas? Ay, ese pitidito... ya sé que me he quitado el cinturón y que es muy peligroso y que sería mejor viajar en el asiento de atrás directamente pero... ¡SÓLO ME FALTABA!]... «¿Cuánto falta?»... «¿Eso ya es Madrid?»... «Y yo... y yo... Y YOOOOOOOOO...». ¡SE ACABÓ! Por primera vez en nuestra vida papá tomó una salida, paró el coche y nos amenazó con «dejarnos en la cuneta»... Pues menos mal que tenemos DVD, ¿verdad? No queremos ni imaginarnos cómo habría sido el viaje sin él...

«¿Y dices que quieres volver a Madrid en el puente de la Purísima?»...


viernes, 26 de noviembre de 2010

La mecedora naranja: cuatro y dos años

¿Os acordáis de que mamá había decidido hacernos una foto en la mecedora naranja cada seis meses? ¿Sabéis que esta intención fue una realidad hasta el año pasado? Pues bien, no hemos querido abandonar del todo esta iniciativa que mamá había pretendido instaurar como tradición, así que le hemos dado el gusto de sentarnos muy juntitas en la mecedora naranja... ¡DOS MINUTOS! Mamá tendrá que conformarse con estos momentos breves y espontáneos, aunque no se produzcan en las fechas previstas, que en principio eran los cumpleaños... Dice que si consigue al menos hacernos una foto al año (preferiblemente en octubre) sentaditas en la mecedora, es suficiente... Pero si eso no nos cuesta nada, mamá... haberlo dicho antes... Por cierto, es posible que la mecedora naranja no dure mucho... La luz a raudales de este salón ha estropeado la pseudopiel de que está hecha...

Como siempre, haced clic en la foto para vernos más grandes

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Laura

Hoy, 24 de noviembre, ha nacido Laura, la última «Pontita»... Es la última por ahora, la más pequeña de la familia... y es más que probable que sea la más pequeña para siempre... ¿O alguno se va a animar a tener el tercero? Por aquí me dicen que ni hablar... Bueno, pues Laura nació en plena noche y parecía tener mucha prisa por poner cara a mamá, a papá, a su hermanita Claudia, a los abuelos, a los primos... Tanta prisa tenía que, desde el primer aviso, apenas tardó un par de horas más en encontrarse por fin en brazos de mamá... Bienvenida a esta familia, Laura.


viernes, 19 de noviembre de 2010

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...