viernes, 28 de diciembre de 2012

¡Feliz Navidad y más feliz 2013!




Lola y Elena, las desaparecidas

jueves, 27 de septiembre de 2012

La NO vuelta al cole


El martes por la tarde mamá fue a la primera reunión de padres del año. Era de infantil y, como tooodos los años, la primera parte de la reunión se desarrolló en el salón de actos, con las intervenciones sucesivas del director del cole, la directora de infantil, la representante del APA y la directora de pastoral... Todos los años es lo mismo... con algunas pequeñas diferencias. Una vez más el director habló de Entreculturas, la ONG jesuita para la educación y el desarrollo, y de la labor de esta; nosotros hemos colaborado con ellos en momentos puntuales y siempre en el marco de algunas actividades del colegio, como la merienda solidaria que se celebra cada año. Sin embargo, este año la presentación incluyó la proyección de un vídeo que han elaborado con motivo del proyecto La silla roja, que «es un símbolo de los 61 millones de niños y niñas de todo el mundo que este año también faltarán a clase». El tópico una imagen vale más que mil palabras hecho realidad...




A papá y mamá les gusta ayudar a los demás en la medida que pueden. Cada año asignan una pequeña cantidad de dinero a las causas que les parecen más importantes... y les gustaría poder ayudar más. El derecho a la educación y la escolarización (objetivos que persigue Entreculturas en general y La silla roja en particular) a ellos les parece mucho más que importante... fundamental. La página La silla roja ofrece toda la información sobre cómo colaborar y ayudar; puede hacerse hasta por teléfono (a través de un mensaje) sin necesidad de suscripciones y otros compromisos más serios. Mamá lo comparte por si acaso os interesa...


 

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Al fondo a la derecha


Foto: Nicholas Laughlin

Caminito del abismo... así nos sentimos cuando nos sentamos delante de la pantalla del ordenador con tantas cosas que contar... Tooodo el verano... El verano... ¿dónde quedó? Ya en la memoria, archivado en forma de miles de recuerdos, de momentos mágicos, de besos salados, de mañanas de lluvia, de siestas con el pelo aún mojado, de zapatos con arena, de juegos entre primos, de días largos, de desayunos eternos, de tardes de aceitunas, de cumples de amigos, de lunas naranjas y soles tímidos, de cangrejos en un cubo, de abrazos con crema, de moras negras, de bautismos de grumetes, de fotos a traición, de pinguis en la playa, de guerras con pistolas de agua, de atardeceres con chaqueta gorda, de olas en San Vicente...


Y la accidentada vuelta al cole... El primer día de cole, en el primer recreo... ¡ME ROMPÍ EL CODO! Fue mala suerte; me tropecé con una valla en el patio de mayores (porque ya soy una mayor de primaria) y me rompí el cúbito y el radio. Gracias a Dios no han tenido que operarme, pero aún me quedan casi tres semanas de escayola. Es una escayola un poco aburrida, porque está envuelta en vendas y NO PODEMOS PINTARLA... Ooooh. Elenita ya lleva pichi y está muy graciosa. No desayuna ninguna mañana y eso nos trae a todos por la calle de la amargura. En fin, aunque muy resumidamente, ya os hemos puesto al día (y eso que mamá está hasta arriba de trabajo; lo hemos hecho por la pesada insistente abuela Lola).


viernes, 7 de septiembre de 2012

Pues menuda rentrée


El lunes llegamos a casa y la caldera estaba rota; ni gota de agua caliente...

El martes Elenita y yo bebimos agua de una botella que llevaba la vida en la nevera y a las dos horas empezamos a gomitar en estéreo y cada dos minutos...

El miércoles a mamá le llegó un certificado de una inspección de trabajo...

¿Es una broma?

Nos volvemos a Sanvi a pasar el fin de semana... Esto ha sido un simulacro; volveremos el domingo para la rentrée verdadera...

viernes, 27 de julio de 2012

Un día de playa






Se nota que nos gustan las fotos pelín quemadas, ¿eh? Hoy el cielo vuelve a estar encapotado en La Coruña... Y así hasta el lunes por lo menos... Qué rollo de verano... Menos mal que en Sanvi siempre hace un poco mejor...

miércoles, 25 de julio de 2012

Nuestra CA[S/J]ITA de la playa

Con una caja de zapatos de la talla 28, papel de embalar (o craft, como lo llaman ahora), pegamento, rotuladores y pegatinas, hemos fabricado la casita de verano perfecta... Como es una caja, la utilizaremos para guardar todos los recuerdos del verano de 2012... Meteremos en ella todo lo que queramos conservar de este verano, que se presenta inmejorable: los primos se quedan en Sanvi ¡EL MES DE AGOSTO ENTERITO! Lo vamos a pasar en grande. Elenita, queda terminantemente prohibido guardar en nuestra casita (y cajita) de la playa Fantasmikos y todo aquello susceptible de derretirse y/o pudrirse, que te conozco, morena...
No es una idea original nuestra... Nos ha inspirado la preciosa casita de milanesabcn, en la que vive un osito que por cierto, está siempre de cumpleaños. Como mamá no dibuja bien, nosotras hemos utilizado un montón de pagatinas. Nos encanta nuestro perro animal misterioso Chimo y esa terraza, orientada hacia el Sur, perfecta para echar una siestina rica...

Por cierto, a mamá le gusta mucho esa parte del blog que sugiere leer entradas anteriores, esa que dice «Quizás también le interese». De vez en cuando pincha para recordar viejos tiempos... Hoy se ha reído un rato con esta entrada de hace un par de años.

martes, 24 de julio de 2012

♥ Algunas cosas que nos gustan ♥


Un polo de limón



Una flor blanca



Un beso de hermana



Una mañana de playa




domingo, 22 de julio de 2012

Los García Gruñón

Los García Gruñón son una familia que vive cerquita de casa... Nosotras no los conocemos, pero papá y mamá los ven muy a menudo... en la frutería, en el parque paseando al perro... Es una familia entera de gruñones; todos se pasan el día enfurruñados y, en lugar de reír, gruñen. Aunque haga sol. Aunque para cenar haya sopa. Aunque sea sábado. Aunque venga la abuela. Aunque haya melón fresquito. Aunque encuentren un cangrejo en la playa. Aunque estrenen zapatos. Aunque huela a café recién hecho... Ellos gruñen por todo. Si los ves por separado o de dos en dos, como mucho, tampoco choca tanto... La impresión gorda es cuando los ves a todos juntos en familia... siempre tan serios. La cosa es que solo tienen una hija y querrían tener otra pero, como necesitan garantías de que será tan gruñona como ellos, pues no quieren arriesgarse. Al enterarse de que Elenita es muy, muy gruñona, se han ofrecido de mil amores a cuidarla en esos días horrorosos en los que está de no y no deja de protestar y llorar y nosotros no sabemos ni lo que hacer... Mamá sabe que está muy mal, pero hay días en que le gustaría aceptar la oferta de los García Gruñón y mandar a Nana a pasar la tarde con ellos... Cuando mamá amenaza con echar mano de la tarjeta de visita (el teléfono de los GG está por detrás), Elenita reacciona... Bueno, mira, por lo menos...


Esta entrada es una prueba de publicación desde el móvil. Si todo va bien, es posible que sepáis de nosotras durante el mes de agosto...

Actualización: ya hemos llegado a casa y hemos comprobado que este invento funciona a medias. La imagen es súper pequeñita y la aplicación para móviles no nos deja utilizar opciones de formato de texto, pero bueno, menos da una piedra, ¿no? Además, se puede arreglar después, como acabamos de hacer.

viernes, 20 de julio de 2012

¿Mami, un té?


Y mamá ha venido a tomar el té con nosotras después de trabajar... y nos ha traído de regalo una selección de tés riquísima... De hojas de oasis, raíz de trébol, flor de ensueño... Y así hemos pasado gran parte de la mañana... Tomando el té y charlando y riendo y planeando nuestro verano... ¡Qué buen rato!
 

Las bolsitas de té las hizo anoche (mientras veía la caca de tele) con la ayuda de este tutorial refácil. No se tarda nada y, después de la primera, salen como churros. Y los dulces, nos los trajeron los Reyes Magos, que los cogieron directamente de La cesta de Caperucita.





Viernes de cuento: ¿Quién anda ahí?

¿Nos os pasa que cuando leéis un cuento que os gusta mucho, mucho, pero mucho, quisierais ser su protagonista para correr por el bosque de la página 7 o volar a lomos del dragón lila de la página 13?


En ¿Quién anda ahí? (Kókinos) pasa algo parecido, pero al revés... A Emil no le hace nada de gracia ser un simple figurante en un cuento protagonizado por Coco, un tonto cocodrilo que habla... Ya no es que Emil no diga nada (porque no dice nada, solo vive en la ilustración), es que no pinta nada (¡y nunca mejor dicho!). Un día se da cuenta de que, si empuja muy fuerte, muy fueeer... te ¡UF! la línea negra que delimita el dibujo, puede romperla y pasar a otra página... una página toda para él... y ¡en blanco! Ahí amuebla su pequeño mundo particular hasta que Coco viene en su busca.

El autor de este cuento es Emilio Urberuaga, padre de Manolito Gafotas y otros muchos personajes que le han hecho merecedor del Premio nacional de ilustración de 2011. Nos lo descubrió la abuela Elena, que suele traer libros de la bliblioteca para que los leamos en casa durante unos días... Es muy buena idea eso de la biblioteca, aunque a veces da pena tener que devolver los cuentos, ¿verdad? Los libros no son baratos (y eso que la literatura en papel se ha librado de la subidita del IVA y sigue teniendo un tipo superreducido del 4 %)... Nosotras tenemos el carnet de la biblio desde hace un montón y la verdad es que nos gustaría ir más a menudo...

jueves, 19 de julio de 2012

¿Cuál es el colmo de la mala suerte?

Pues que los dos únicos días de playa de lo que va de julio... ¡caiga enferma con 40 de fiebre! Si es que nos ha mirao un tuerto... Para dos días de calor que tenemos, voy y me pongo malita de antibiótico y todo... No pasa nada... ya vendrán días mejores (esperamos que en agosto). Mientras, seguimos castigadas en casa con Teresa Rabal...


No os perdáis mi momento estelar, en el segundo 9 más o menos... ¡Mamá se muere de risa!

miércoles, 18 de julio de 2012

Galletas de frambuesa

Como ya adelantamos hace unos días, hoy toca la receta de unas bonitas galletas de frambuesa. Además de pasarlo muy bien haciéndolas... ¡TAMBIÉN ESTÁN MUY RICAS! (cosa rara porque casi todo lo que hacemos es muy divertido pero luego se lo come Chimo).

Utilizamos la receta original de La receta de la felicidad, a la que hicimos ¿pequeñas? modificaciones sobre la marcha... ¿Que no tenemos frambuesa liofilizada? Pues vamos a ver qué pasa si utilizamos unas gotitas de colorante y esta gelatina de frambuesa que lleva meses aburrida en una esquinita de la despensa...

Como la masa tiene que reposar por lo menos una hora en la nevera, mamá dividió la actividad en dos mitades (mañana y tarde): por la mañana hicimos la masa; para esta tarea, nos limitamos a ir añadiendo los ingredientes al vaso de la Thermomix en el orden que nos iba diciendo mamá... y a taparnos los oídos cada vez que mamá le daba a la ruedita. Ya por la tarde, hicimos las galletas; rodillo en mano, nos tomamos nuestro tiempo para amasar, extender, cortar... volver a amasar, volver a extender, volver a cortar... Por último, mamá horneó las galletas... ¡Qué bien olía la cocina! Nos comimos algunas todavía calentitas, otras fueron directas a la lata y otras se las llevamos a los abuelos en un bote de cristal que habíamos adornado para la ocasión.




domingo, 15 de julio de 2012

Luz en los ojos

Cuando fuimos a la clic party con Carol Yepes, uno de los consejos que la fotógrafa le dio a las  mamás allí reunidas fue que, en los retratos de niños, procuraran buscar ese reflejo blanco en los ojos... «A ver... déjame probar...». Al rato, después de muchos intentos, mamá consiguió esta foto que le parece preciosa... Elenita tiene sueño... y esa cara es muy suya.


Desde entonces, mamá se fija en las fotos que nos hace para ver si efectivamente tienen más fuerza cuando capturan el reflejito blanco en los ojos... Ayer mismo me hizo esta serie mientras yo salía a recoger cerezas. Le encantan y, mira tú por dónde, ¡el puntito blanco está en todas!




La plantilla para hacer la cestita en un periquete, aquí.

  

Juegos de sombras

¿Os acordáis de las sombras que se presentaron por sorpresa el verano pasado en nuestro salón? Pues este verano... ¡son distintas! Cómo nos gusta que papá y mamá nos dejen pintar de vez en cuando en las ventanas... Hace un par de meses quise decirle al mundo (al mundo que pasa por debajo de nuestra ventana y se le ocurre mirar hacia arriba) que en esta casa vivo yo, una niña rubia y sonriente. Y ahora en veranito, al caer la tarde (si la tarde es soleada, claro), a esa niña sonriente que puede ser rubia, morena o pelirroja le divierte jugar al escondite con nosotros durante unos minutos antes de irse a la cama.


Y si por casualidad al sol le da por aguantar sin esconderse detrás de una nube unos minutos más, sucede algo increíble: ¡CRECEN FLORES EN EL SOFÁ!


sábado, 14 de julio de 2012

viernes, 13 de julio de 2012

DE FRAMBUESA

Uf, 13 de julio y el verano gallego de vacaciones todavía... Es que no pasamos de los 20 grados y el sol no ha asomado el hocico por aquí. El trabajo de papá y mamá tampoco es que juegue a nuestro favor (ni a favor de este blog casi relegado al olvido, como habréis visto), de manera que pasamos la mayor parte del día en casita metidas... Estamos aprendiendo a jugar juntas sin pelearnos y a inventar nuevos juegos... Unos días cantamos y bailamos al ritmo de Teresa Rabal (porque SÍ, señores, nuestra mamá prefiere mil veces que cantemos En una pompa de jabón que Estoy loca con mi tigre), otros nos pasamos las horas haciendo teatro; a veces somos mamás y a veces tenemos... ¡NOVIO! Mamá nos escucha desde el despacho y se ríe ella sola... «Hasta luego; me voy que hoy me tiene que nacer un niño...». «Hola. Mira mis hijos. Este nació el domingo (y ya camina) y este hoy por la mañana». Mamá procura hacer algunas cosas con nosotras, aunque sea en casa y durante ratos cortitos. Así un día hicimos helado de frambuesa; fácil, fácil y rico, rico. ¡Mmmm!  


A Elenita no le gustó nada así que mamá se puso a buscar y, además de colar las pepitas de las frambuesas, en Pequerecetas encontró la forma perfecta para presentárselo a Elenita y que no solo lo comiera sino que además se relamiera y dejara al pobre tío Pe sin su ración. Aunque no le quedara tan bonito como a Pequerecetas, esta vez pone nuestra foto... Se supone que son sandías... ¿Lo parecen? ¡Re-mmm!


A mamá le encantan las frambuesas desde pequeñita y últimamente hemos trabajado mucho con ellas para darles distintos acabados. Por cierto, estas sandías de frambuesa y chocolate con un toque de lima las servimos como postre en la celebración del cumple de papá, que fue el lunes 9. Felicidades, papá. Ah, y por cierto, hoy 13 de julio es el aniversario de boda de TOOOODOS nuestros abuelos. Sí, sí; ¡de los cuatro! ¿No es casualidad? Felicidades, abuelos.

Próxima receta: galletas de frambuesa. Todo un éxito.

jueves, 21 de junio de 2012

De cuentos y deseos compartidos


Analita es única. Escucha atentamente, toma nota y siempre actúa. Da miedo decirle nada porque si te descuidas lo transforma en realidad. Es como el chiste ese del genio de la lámpara... ¿cómo era? Bueno, el caso es que mamá y Analita siempre han tenido muchas cosas en común que descubren por pura casualidad y que además son tan poco frecuentes que la casualidad es aún más grande. Hace unos meses mamá tuvo fiebre y, como siempre que tiene fiebre, también tuvo pesadillas. Esta vez fue una pesadilla extraña... De repente estaba dentro de un cuento que tuvo de pequeña en el que jamás había vuelto a pensar porque ya no está en casa de los abuelos... Estaba dentro de La casa embrujada; en cada una de sus páginas: con el fantasma del hueco de la escalera, con el cocodrilo de la bañera, con los gatos de ojos amarillos por todas partes... Tampoco es que fuera una pesadilla horrorosa; dice que lo pasó bien recorriendo todos aquellos rincones encantados de su infancia.


La maison hantée, leído tal cual porque entonces no tenía ni pajolera idea de francés. Se lo había regalado la tía Carmina, su madrina. Los regalos de la tía Carmina siempre eran (y siguen siendo) especiales. La tía Carmina y su familia vivían en Francia y claro, en aquella época, todo lo que traían «los primos de Francia» en Navidad era diferente... très sophistiqué.

La cosa es que tras recordar el cuento en sueños, mamá lo buscó en Internet... Edición original de 1979, mil premios, Pienkowski el gran maestro del pop-up, reeditado hace cinco años, descatalogado una vez más, piezas de coleccionista... ¡100 dólares! Entonces mamá encontró un ejemplar por seis eurillos-de-nada en una página en alemán y se la reenvío a Analita para que le dijera qué ponía (porque Analita sabe alemán). Lo primero que hizo Analita fue reírse mucho con la historia de mamá y su pesadilla. «¿Cómo? ¿Pero estabas dentro del libro?». Después, en cuanto vio la portada, dijo: «este cuento lo tenía yo». «Imposible; me lo trajo mi madrina de Francia». «Pues yo también lo tuve; ¿a que hay un fantasma en el hueco de la escalera?». Y como Anahí es el genio de la lámpara, en una semana mamá tenía su ejemplar de Hounted house (la versión inglesa) en casita.



Así es Analita. Hoy es su aniversario de boda. Ella y Germán celebran cuatro años de amor y una Olivia preciosa. El año que viene celebraremos un año más de amor y ¿quién sabe qué más? Nuestros cisnes también tienen muuuuuucho que celebrar. Esta misma mañana la familia al completo ha salido de paseo. Rubita, tus deseos son los de mamá.


Ayer recibimos esta notita que no podemos dejar de publicar aquí. Y es que Analita tiene alma de bloguera, aunque ella no lo sabe. Ya sabemos que hoy os hemos dado mucho que leer... Mañana os damos libre, ¿vale?

Hoy es el cumple de mi morena (yo soy su rubia que-no-lo-era-pero-que-lo-he-vuelto-a-ser-pero-para-ella-siempre-lo-fui). Como la tengo lejos a veces la tengo un poco abandonada de regalos y de piropos, pero hoy es SU día y le voy a regalar una parrafadita. Pues... Cómo empezar... Por dónde comenzar... ¿?
 

Se podría decir que es mi única amiga y seguramente la del alma, de esas que aparecen en tu vida porque sí y te la cambian de arriba abajo. La verdad es que recuerdo (y mira que mis recuerdos de la universidad son vagos- ¿porquéserá?) cuando la veía fumando a la salida de cada clase sentada en lo alto de esas barras que para mí eran un potro de tortura ya que se me caía medio cachete de culete a cada lado. Y ella ahí, en lo alto, con una soltura... No me caía ni bien ni mal, pero fumaba... y yo también... e igual eso nos unió.
 

La verdad es que hemos pasado alguna cosilla juntas (novios, exnovios, futuros maridos, viajes, embarazos, hijos, coles, falta de sueño, cigarros, copas, "no apruebo ni de coña" (que luego era un 10), "yo no lo haría", he comprado este wasitape y este papel a 100 euros la cuadrícula, etc.) en estos 15 años de amistad y sólo puedo decir que estoy super orgullosa de tener una amiga como ella.
 
Tenemos pelis de adeloscentes americanos en común, cuentos de la infancia, veranos en USA muy parecidos y ni siquiera nos conocíamos, brujuleamos juntas por internet y hacemos "la compra" virtual a las niñas de todo lo bonito. Hablando de bonito, hace cosas espectaculares, pero eso ya lo sabemos todos. Es una creativa en potencia! Un día dijo que se ponía a coser y con la máquina que le regaló el tío Ángel, no ha parado de hacer preciosidades hasta hoy!

Es leal a más no poder, detallista, familiar, nunca le oiréis decir NADA malo de nadie de su familia, es sutil y es racional. Es MI AMIGA, de esas que la quieres en tu vida día sí y día también. Un día sin oír su voz es un día raro. Siempre hay algo de lo que hablar (y mira que hablamos al día...), de reír, de despotricar, siempre tenemos algo que contarnos. Tan única es ella que ha estado sin móvil (y yo sin olvidarme de su número) -al menos- 10 años... En este tiempo me ha abandonado y se ha sacado un carnet (para luego ir siempre de copiloto conmigo, no vaya a ser...) de conducir, ha renovado su movil y he conseguido engancharle al Apalabrados que jugamos cada día (dos partidas, no vaya a ser que con una tengamos poco)... Madruga cada día más que yo, y se acuesta a horas prudenciales, una gota de vino ya le vuelve piripi, lleva a las niñas a las celebraciones del Depor y un millón de cosas más que si me lo dicen hace años, no me lo creo.

Bueno, igual esto lo debería de guardar en un cajón para la fiesta de los 40, pero he pensado que los 39 también son motivo de celebración.

Te quiero mi morenita!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...